Pasos sencillos para limpiar tus toldos y mantenerlos perfectos

Si este verano tienes que hacer una limpieza  a profundidad de los toldos de tu vivienda, te ofrecemos tips básicos para que lo dejes como nuevos

El mejor momento para limpiar tus toldos es al final del verano, porque es cuando acaba el buen tiempo, e inevitablemente hay que enrollarlos. Lo más recomendable es hacerlo con las telas y elementos metálicos libres de polvo, limpios de manchas y de malos olores.

Si no los limpias antes de enrollarlos, al año siguiente, al abrirlos, te darás cuenta de la gran cantidad de suciedad que han acumulado en los meses que estuvieron guardados.

La primera sugerencia para evitar lo anterior, es desplegarlos y lavarlos con una manguera con agua que tenga buena presión para arrastrar toda la suciedad, incluso la más pegada. Hazlo un día de sol para que se seque pronto y no les salgan hongos.

Utiliza un jabón neutro que no dañe las telas. Si es necesario utilizar una sustancia más fuerte para limpiar y desinfectar, elige un poco de amoniaco. A veces, se tiene que repasar la parte interna del toldo, porque aunque está menos expuesta, puede tener manchas.

La limpieza no sólo hace que se vea más bonito sino que ayuda a que se conserve en buen estado por mucho más tiempo y proteja mejor del sol.

Como la tela de los toldos (que puede ser de lona acrílica, PVC o fibra de vidrio) tiene un tratamiento impermeabilizante, lo mejor es evitar, siempre que sea posible, las sustancias abrasivas para su aseo, ya que afectan negativamente estas telas.

Limpieza profunda de los  toldos

  1. Con un plumero quita la suciedad más superficial, principalmente en las juntas y los agujeros en donde el polvo más se acumula.
  2. No olvides repasar con una esponja los mecanismos del toldo, que siempre acumulan mucho polvo.
  1. Si el toldo está en un lugar accesible usa un envase con pulverizador con agua y frota el toldo con un cepillo suave y limpio. Si está en un lugar alto, utiliza una manguera con agua a presión. Consigue una buena escalera y un colaborador para esta misión.
  2. Hay estructuras de toldos que vienen de fábrica con tratamientos para evitar que se oxiden, pero sí de igual forma aparece el óxido, es necesario lijar y luego aplicar algún barniz antioxidante.
  3. Limpia el lado interior del toldo. Si bien el lado externo es el que más se ensucia, también es necesario asear el lado interno que también acumula suciedad.

Mantenimiento después de la limpieza general

  • Pasa el aspirador por todos los rincones para quitar el polvo, telarañas, insectos muertos y demás suciedades que se puedan haber incrustado.
  • Limpia, por lo menos una vez al mes, con la manguera y agua a presión toda la superficie externa e interna y luego que se seque al sol.
  • Elimina las manchas de óxido y excremento de pájaro con agua y si están muy pegadas, usa un poquito de amoniaco y frota con un cepillo de cerdas suaves.

¿Deseas más información sobre el mantenimiento de tus toldos? No dudes en contactarnos. En Montajes Aluviarte te damos la respuesta que buscas.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *